El rubi

El rubí es uno de los minerales más cotizados a día de hoy. Normalmente se suelen comercializar a través de gemas rojas. Este color rojizo es provocado por el hierro y el cromo.

Gracias a su belleza y su valor, muchas mujeres usan los rubís para demostrar su buena situación económica.

Como podemos ver, el rubí es uno de los minerales más duros de nuestro planeta con una dureza de 9. Hay pocos minerales que sean más duros, destacando el diamante en cuyo caso tiene una dureza de 10.

El color es rojizo, aunque su intensidad varía dependiendo de la concentración de cromo que tenga el mineral y del nivel de hierro que tenga. Cuanto más hierro incluya, el rojo tirará más a marrón.

Este mineral tiene su punto de fusión a temperaturas superiores a los 2000 grados. Eso sí, dependiendo de la concentración de impurezas en el mineral, la temperatura de fusión podrá ser unos grados superior o inferior a los 2000º.

Si miramos la densidad relativa, podemos darnos cuenta de que este mineral cuenta con una densidad que puede ir de 3.9 a 4.1. Y no debemos olvidar que el rubí cuenta con una configuración cristalina trigonal. Eso sí, en muchas ocasiones puede formar cristales hexagonales, los cuales le dan una belleza increíble.

El rubí no es fácil de encontrar en la tierra, de aquí que solo se encuentren pequeños yacimientos.

Uno de los depósitos más importantes de rubís lo encontramos en las minas buaxíticas y se obtiene a través del sistema de flotación. En los ríos situados en la zona mesolítica también se encuentran, sobre todo cuando llevan poco caudal de agua.

Pero podemos encontrar yacimientos de rubís en lugares como India, Madagascar, Birmania, Brasil, Colombia o China entre otros. Pero los yacimientos más importantes están en Tanzania y Malaca, los cuales son de un valor mucho más elevado que en otros países gracias a su pureza.

Como el rubí no es fácil de encontrar, cada vez son más las empresas que lo fabrican de manera artificial. Esto quiere decir que la gran mayoría de producción de rubís a día de hoy es artificial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.